On Air Now La MEGA 3:00pm - 10:00am Email
Now Playing Download

Sustancia química sintética en productos de consumo está vinculada a muerte prematura, encuentra un estudio

Las personas con los niveles más altos de ftalatos tenían un mayor riesgo de muerte por cualquier causa

Los productos químicos sintéticos llamados ftalatos, que se encuentran en cientos de productos de consumo, como envases de almacenamiento de alimentos, champú, maquillaje, perfumes y juguetes para niños, pueden contribuir a entre 91.000 y 107.000 muertes prematuras al año entre las personas de 55 a 64 años en Estados Unidos, encontró un nuevo estudio.

Las personas con los niveles más altos de ftalatos tenían un mayor riesgo de muerte por cualquier causa, especialmente la mortalidad cardiovascular, según el estudio publicado el martes en la revista Environmental Pollution revisado por pares.

El estudio estimó que esas muertes podrían costar a Estados Unidos entre US$ 40.000 y US$ 47.000 millones cada año en pérdida de productividad económica.

“Este estudio se suma a la creciente base de datos sobre el impacto de los plásticos en el cuerpo humano y refuerza los casos comerciales y de salud pública para reducir o eliminar el uso de plásticos”, dijo el autor principal, el Dr. Leonardo Trasande, profesor de pediatría y medicina medioambiental y salud poblacional en NYU Langone Health en la ciudad de Nueva York.

Se sabe que los ftalatos interfieren con el mecanismo del cuerpo para la producción de hormonas, conocido como sistema endocrino, y están “relacionados con problemas de desarrollo, reproductivos, cerebrales, inmunológicos y otros”, según el Instituto Nacional de Ciencias de la Salud Ambiental (NIEHS).

Incluso las pequeñas alteraciones hormonales pueden causar “efectos biológicos y de desarrollo significativos”, afirma el NIEHS.

Altos niveles del compuesto químico BPA están relacionados con 49% de mayor riesgo de muerte en 10 años, según estudio (2020)

Investigaciones anteriores han relacionado los ftalatos con problemas reproductivos, como malformaciones genitales y testículos no descendidos en bebés varones, y recuentos más bajos de espermatozoides y niveles de testosterona en hombres adultos. Estudios anteriores también han relacionado los ftalatos con la obesidad infantil, el asma, los problemas cardiovasculares y el cáncer.

“Estos químicos tienen antecedentes”, dijo Trasande, quien también dirige el Centro de Investigación de Riesgos Ambientales de NYU Langone. “Y el hecho es que cuando se mira todo el conjunto de pruebas, se muestra un patrón preocupante”.

El Consejo Estadounidense de Química (ACC), que representa a las industrias de productos químicos, plásticos y cloro de EE.UU., compartió esta declaración con CNN por correo electrónico:

“Gran parte del contenido del último estudio de Trasande et al. es demostrablemente inexacto”, escribió Eileen Conneely, directora senior de ACC de productos químicos y tecnología.

Agregó que el estudio agrupó todos los ftalatos en un grupo y no mencionó que la industria dice que los ftalatos de alto peso molecular como DINP y DIDP tienen menor toxicidad que otros ftalatos.

“Estudios como estos no consideran todos los ftalatos de forma individual y sistemáticamente ignoran o minimizan la existencia de conclusiones fidedignas basadas en la ciencia con respecto a la seguridad de los ftalatos de alto peso molecular”, escribió Conneely.

La carne roja y procesada está relacionada con las enfermedades cardíacas, según un estudio

‘Productos químicos en todas partes’

A menudo llamados “productos químicos en todo” porque son tan comunes, los ftalatos se agregan a productos de consumo como plomería de PVC, pisos de vinilo, productos resistentes a la lluvia y las manchas, tubos médicos, mangueras de jardín y algunos juguetes para niños para hacer que el plástico sea más flexible y más difícil de romper.

Otras exposiciones comunes provienen del uso de ftalatos en empaques de alimentos, detergentes, ropa, muebles y plásticos automotrices. Los ftalatos también se agregan a artículos de cuidado personal como champú, jabón, laca para el cabello y cosméticos para que las fragancias duren más.

Las personas están expuestas cuando respiran aire contaminado o comen o beben alimentos que entraron en contacto con el plástico, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. (CDC).

“Los niños gatean y tocan muchas cosas, luego se llevan las manos a la boca. Debido a ese comportamiento de la mano a la boca, las partículas de ftalato en el polvo pueden representar un mayor riesgo para los niños que para los adultos”, afirma el CDC.

‘Una instantánea en el tiempo’

El nuevo estudio midió la concentración de ftalatos en la orina en más de 5.000 adultos entre las edades de 55 y 64 y comparó esos niveles con el riesgo de muerte prematura en un promedio de 10 años, dijo Trasande.

Los investigadores controlaron las enfermedades cardíacas preexistentes, la diabetes, el cáncer y otras afecciones comunes, los malos hábitos alimenticios, la actividad física y la masa corporal, y los niveles de otros disruptores hormonales conocidos como el bisfenol A o el BPA, dijo.

“Sin embargo, nunca voy a decirles que este es un estudio definitivo”, le dijo Trasande a CNN. “Es una instantánea en el tiempo y solo puede mostrar una asociación”.

Aprender exactamente cómo los ftalatos pueden afectar el cuerpo requiere un ensayo clínico aleatorio doble ciego estándar de oro, dijo. Sin embargo, ese estudio nunca se realizará, agregó, “porque no podemos asignar al azar a las personas de manera ética para que estén expuestas a sustancias químicas potencialmente tóxicas”.

¿Pueden los microplásticos llegar al Ártico por aire?

“Pero ya sabemos que los ftalatos interfieren con la hormona sexual masculina, la testosterona, que es un predictor de enfermedades cardiovasculares en adultos. Y ya sabemos que estas exposiciones pueden contribuir a múltiples afecciones asociadas con la mortalidad, como la obesidad y la diabetes”, dijo Trasande.

El químico BPA también se ha relacionado con anomalías en los sistemas reproductivos de los bebés varones y problemas posteriores de infertilidad en hombres adultos, así como con obesidad, enfermedades cardíacas, cáncer y muerte prematura por cualquier causa. El compuesto sintético se encontraba anteriormente en la mayoría de los biberones, vasitos para bebés y envases de fórmula infantil hasta que los padres boicotearon esos productos hace más de una década. La FDA prohibió el uso de la sustancia química en biberones y vasos para sorber en 2012.

Es posible minimizar su exposición a los ftalatos y otros disruptores endocrinos como el BPA, que todavía se pueden encontrar en los revestimientos de los productos enlatados y los recibos de papel, dijo Trasande.

Obesidad, presión alta y colesterol alto durante la infancia se relacionan con un bajo rendimiento cognitivo a partir de los 30 años

“Primero, evite los plásticos tanto como pueda. Nunca coloque recipientes de plástico en el microondas o en el lavaplatos, donde el calor puede romper el revestimiento para que se absorban más fácilmente”, sugirió. “Además, cocinar en casa y reducir el uso de alimentos procesados puede reducir los niveles de exposición a sustancias químicas con las que entra en contacto”.

Aquí hay otros consejos para reducir su exposición y la de su familia:

Use lociones y detergentes para ropa sin perfume. Use artículos de limpieza sin olores. Use vidrio, acero inoxidable, cerámica o madera para contener y almacenar los alimentos. Compre frutas y verduras frescas o congeladas en vez de versiones enlatadas y procesadas. Anime el lavado frecuente de manos para eliminar los productos químicos de las manos. Evite los ambientadores y todos los plásticos etiquetados como No. 3, No. 6 y No. 7

More from Noticias Curiosas

Listen Live