On Air Now La MEGA 3:00pm - 10:00am Email
Now Playing Download

¿Deberías recibir un refuerzo de la vacuna covid-19 ahora? Una experta opina

Hay muchos interrogantes: ¿Quién es exactamente elegible para recibir la vacuna de refuerzo? Si eres elegible, ¿debes apresurarte a vacunarte? ¿Qué debes tener en cuenta en tu proceso de decisión? ¿Y qué pasa con los que recibieron las vacunas Moderna o Johnson & Johnson?

¿Recibir una dosis de refuerzo o no? La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA, por sus siglas en inglés) y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC, por sus siglas en inglés) han emitido una guía para que algunos adultos puedan recibir una tercera inyección de la vacuna covid-19 de Pfizer/BioNTech, así que es hora de hacerse esa pregunta.

Hay muchos interrogantes: ¿Quién es exactamente elegible para recibir la vacuna de refuerzo? Si eres elegible, ¿debes apresurarte a vacunarte? ¿Qué debes tener en cuenta en tu proceso de decisión? ¿Y qué pasa con los que recibieron las vacunas Moderna o Johnson & Johnson?

Para resolver estas cuestiones, hemos hablado con la Dra. Leana Wen, analista médica de CNN. Es médica de urgencias y profesora de política y gestión sanitaria en la Escuela de Salud Pública del Instituto Milken de la Universidad George Washington, y también autora de un nuevo libro "Lifelines: El viaje de un médico en la lucha por la salud pública".

Dra. Leana Wen: Creo que es importante aclarar a quién se le aconseja que reciba un refuerzo frente a quién puede recibirlo.

En agosto, la FDA y los CDC ya anunciaron que las personas que están moderada o gravemente inmunodeprimidas y que recibieron dos dosis de las vacunas Pfizer o Moderna deberían recibir una tercera dosis de la misma vacuna. Si te encuentras en esta categoría de personas que recibieron un trasplante de órganos, están en quimioterapia para el cáncer, o tienen otras condiciones inmunosupresoras, se aconseja que obtengas una dosis de refuerzo ahora. (La FDA y los CDC no proporcionaron orientación para las personas inmunodeprimidas que recibieron la vacuna de una dosis de Johnson & Johnson).

Lo que se decidió la semana pasada es para las personas que ya recibieron las dos dosis de la vacuna de Pfizer, que tienen al menos seis meses desde su segunda dosis, y que tienen 65 años o más, o 50 años o más y tienen una condición médica subyacente que los hace más propensos a tener un resultado grave de covid-19. A esas personas se les aconseja que reciban una tercera dosis de Pfizer, y deberían hacerlo.

Otro grupo mucho más amplio puede recibir el refuerzo de Pfizer. Se trata del grupo de adultos de 18 años o más, que tienen enfermedades subyacentes o que ejercen profesiones de alto riesgo de exposición al covid-19. A estas personas no se les aconseja necesariamente que reciban el refuerzo, pero pueden hacerlo, una vez que sopesen sus propios riesgos y beneficios en consulta con sus médicos.

CNN: ¿Por qué hacer esta distinción entre "debería" y "podría"?

Wen: La idea es que hay un grupo de mayor riesgo. Se trata de las personas de 65 años o más, que residen en residencias de ancianos, o que tienen 50 años o más con enfermedades subyacentes.

Deberían recibir la tercera dosis y los datos más claros indican que se beneficiarían. El grupo asesor dijo esencialmente que el cálculo de la relación beneficio-riesgo es un poco menos claro para los que están en el segundo grupo, más amplio. Por eso pueden recibir la vacuna y pueden elegir hacerlo, pero todavía no se aconseja que lo hagan.

Creo que este es un punto importante. Está claro que los que se encuentran en el grupo de mayor riesgo deberían recibir la tercera dosis si ya han pasado la marca de los seis meses desde la segunda vacuna.

Luego, hay otros que deberían poder elegir por sí mismos. Estamos en un momento de la pandemia en el que la gente está tomando decisiones muy diferentes sobre sus propios riesgos. Creo que es razonable dejar que la gente decida sobre su propio nivel de riesgo y si quiere un refuerzo en este momento.

CNN: ¿Cuál es la diferencia entre una tercera dosis de la vacuna y un refuerzo? La gente utiliza esas palabras indistintamente.

Wen: Por el momento son términos intercambiables. Ahora mismo, se considera que una persona en Estados Unidos está "totalmente vacunada" si recibe dos dosis de las vacunas de Pfizer o Moderna o una dosis de la vacuna de Johnson & Johnson. Un "refuerzo" es el término que se utiliza para otra dosis de vacuna para alguien que está totalmente vacunado. Para las personas que recibieron las vacunas Pfizer o Moderna, que es la mayoría del público estadounidense, se trata de una tercera dosis.

Algunos expertos han dicho que esta dosis adicional para los inmunodeprimidos no debería considerarse un "refuerzo" en sí mismo, ya que, para empezar, nunca obtuvieron la protección inmunitaria completa de las dos primeras dosis. Pero esa es una respuesta muy técnica. En la práctica, para los que recibieron las vacunas de Pfizer o Moderna, un "refuerzo" y una "tercera dosis" significan lo mismo.

CNN: ¿Qué debe tener en cuenta la gente a la hora de decidir si se pone la vacuna de refuerzo?

Wen: Una vez más, hay un grupo que realmente debería recibir la tercera dosis: aquellos a los que el CDC aconseja hacerlo. Si estás en este grupo, el refuerzo tiene claramente beneficios en la reducción de tu probabilidad de contraer covid-19 y de la enfermedad grave.

En el grupo más amplio de personas a las que se les permite, pero no se les aconseja recibir la dosis de refuerzo, la evidencia es clara en cuanto a que la inmunidad al covid-19 leve disminuye con el tiempo. La protección sigue siendo fuerte contra la infección grave. Una tercera dosis parece aumentar la protección contra la enfermedad sintomática.

Algunas personas podrían ver estos datos y decir: mientras esté protegido contra la enfermedad lo suficientemente grave como para llevarme al hospital, no necesito una dosis de refuerzo en este momento. Otras personas dirían lo contrario: no quieren recibir nada de covid-19 en absoluto. Algo que se considera leve podría seguir siendo muy incómodo de pasar. Esa persona puede tener que faltar al trabajo o tener problemas con el cuidado de los niños.

Incluso una infección leve puede tener consecuencias a largo plazo. Para muchas personas, evitar la hospitalización no es el único objetivo que les preocupa. Si realmente quieres evitar el covid-19, eso también podría inclinar la balanza a favor de recibir la vacuna de refuerzo una vez que llegues a la marca de los seis meses.

Ten en cuenta también tu propia salud, así como las exposiciones de riesgo. Los CDC tienen una lista de condiciones médicas subyacentes que hacen más probable que una persona tenga consecuencias graves como resultado de covid-19. Estos riesgos médicos son aditivos. Si tú tienes, por ejemplo, diabetes, enfermedad cardíaca, enfermedad renal y enfisema, corre un mayor riesgo de sufrir consecuencias graves que si sólo tiene una diabetes bien controlada.

Del mismo modo, si trabajas principalmente en casa, puede que no tengas muchas exposiciones de riesgo, pero si eres profesor que está rodeado de muchos niños no vacunados y a menudo sin máscara en un aula estrecha, tu riesgo es mayor.

CNN: ¿Hay alguna desventaja en recibir el refuerzo?

Wen: Los datos de Israel, donde ha habido un amplio programa de refuerzo, muestran que los efectos secundarios de la tercera dosis son comparables a los de la segunda. Los efectos secundarios más comunes son reacciones locales, como dolor en el brazo, y síntomas a corto plazo, como dolor, fatiga y escalofríos, que se resuelven en un par de días.

El único efecto secundario preocupante -aunque muy poco frecuente- es la miocarditis, una inflamación del músculo cardíaco, que parece tener la mayor incidencia entre los varones de edad adolescente y adulta joven. Es importante señalar que la miocarditis asociada a las vacunas de ARNm suele ser leve y se resuelve sin daños a largo plazo, y que el propio covid-19 puede causar miocarditis.

Aun así, especialmente si eres un hombre joven, pero también si estás en la categoría de "puede" frente a "debe", siempre es una buena idea tener una conversación con tu médico sobre los riesgos frente a los beneficios de la vacuna.

CNN: ¿Qué pasa si técnicamente no cumples con los criterios para el refuerzo? Por ejemplo, ¿qué pasa si tu trabajo no cumple con los criterios de los CDC para una ocupación de alto riesgo, pero vas a trabajar todos los días rodeado de personas no vacunadas y sin máscara?

Wen: Para obtener una dosis de refuerzo, todo lo que necesitas es una autocertificación. Eso significa que tú tomas la decisión. No se necesita una nota del médico ni ninguna otra prueba de la ocupación o de la condición médica. Creo que la gente debería poder tomar la decisión por sí misma, en consulta con su médico, sobre lo que constituye un alto riesgo. Ir a un lugar de trabajo en el que se está rodeado de personas potencialmente no vacunadas en un entorno cerrado y estrecho, ciertamente cumple con la prueba de sentido común de lo que es alto riesgo.

CNN: ¿Dónde deberías ir para conseguir el refuerzo?

Wen: El gobierno de EE.UU. ha creado un excelente sitio web de "búsqueda de vacunas". Puedes ver qué farmacia o centro de salud local tiene la vacuna de Pfizer y concertar una cita por esa vía. También puedes consultar a tu médico, ya que puede tener la vacuna disponible.

CNN: ¿Las personas que recibieron las vacunas Moderna o Johnson & Johnson pueden obtener un refuerzo de Pfizer o un refuerzo de Moderna o J&J?

Wen: En este momento, las únicas personas que recibieron la vacuna Moderna que pueden recibir una tercera dosis son las que están inmunocomprometidas. Tanto Moderna como J&J están presentando sus dosis de refuerzo para que las autorice la FDA, y debería ser cuestión de semanas que tengamos más información. Todavía no se recomienda "mezclar y combinar" las dosis, por lo que si recibiste la vacuna de Moderna, debes esperar a la dosis de refuerzo de Moderna en lugar de recibir la dosis de refuerzo de Pfizer.

Sé que ahora se habla mucho de refuerzos, pero quiero dejar una cosa muy clara: lo más importante desde el punto de vista de la salud pública sigue siendo asegurarse de que la gente reciba su primera dosis de la vacuna.

Las personas no vacunadas constituyen la mayoría de las personas que son hospitalizadas y mueren por covid-19. También constituyen la mayoría de las transmisiones. La administración de refuerzos a los vacunados es un plus para aumentar la protección individual, y la gente debería hacerlo si así lo decide. Pero tampoco podemos perder de vista la importancia de administrar las primeras dosis a las personas que aún no están vacunadas.

More from Cobertura especial: CoronaVirus

Listen Live