On Air Now La MEGA Midnight - Midnight Email
Now Playing Si Tu Supieras Giro Download

El polvo del Sáhara: por qué la arena del desierto 'viaja' cada año hasta EEUU

Cuando llegan las altas temperaturas el norte de África, una nube de polvo se desplaza por medio planeta. Sin embargo, los expertos avisan: este año es más densa que de costumbre

Como ocurre cada año, a mediados de junio comienza a tener lugar un fenómeno que suele recorrer medio planeta. Se trata de la nube del Sáhara, un alud de polvo que se genera en el desierto del norte de África y que, gracias a determinados vientos y fuerzas naturaleza, consigue desplazarse miles de kilómetros a largo del planeta. Sin embargo, la ola de polvo sahariano de este año es diferente: según los expertos, se trata de la más densa de los últimos 50 años.

Como es lógico, la nube de polvo comienza en África y es capaz de desplazarse hasta el Caribe, es decir, unos 50.000 kilómetros. Los meteorólogos pronto son conscientes de ella, pues en las imágenes por satélite tomadas de nuestro planeta se empieza ver cómo el tradicional azul del océano y las espirales blancas que generan las nubes empiezan a ser cubiertas de un color marrón que enturbia su tradicional belleza. Pero el poder de la ola que llega este año ha provocado que algunos países recomienden a su población evitar las actividades al aire libre y, en caso de tener que hacerlo, hacerlo con mascarillas para evitar problemas respiratorios.

La Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EEUU (NOAA) asegura que la ola de polvo del Sáhara que está teniendo lugar este año puede ser la más peligrosa del último medio siglo, pues he detectado una de las concentraciones más altas de partículas de polvo nunca antes registradas en este fenómeno. A esta situación, que como decimos es habitual en el periodo estival, hay que sumarle que este año existe una importante presencia de vientos alisios en el momento que se ha generado, lo que le hace propensa a que cruce el Atlántico y sea capaz de recorrer más de 10.000 kilómetros.

Es habitual que esta ola de polvo se desplace desde África hasta el Caribe, un hecho que tiene consecuencias positivas para nuestro planeta. No en vano, el polvo de mineral que lleva suspendido es capaz de absorber la luz solar, lo que contribuye a que se regulan las temperaturas de la Tierra y, además, las propiedades de estas partículas que terminan depositándose por diversos países hacen que las zonas tropicales repongan los nutrientes de su suelo gracias a esta nube.

De igual manera, los científicos también han observado que este tipo de nubes pueden servir para frenar la intensidad de los ciclones que se producen en la zona del Caribe, por lo que si en los próximos meses se generan varias olas de este estilo, la temporada ciclónica que se esperaba muy dura para 2020 podría ver reducida su actividad. Sin embargo, en concentraciones muy altas, también puede tener algunos efectos nocivos para el ser humano.

El principal problema que tiene la ola de polvo sahariano es que reduce drásticamente la calidad del aire, lo que puede afectar de manera directa a personas con problemas respiratorios o de alergias, siendo los pulmones, los ojos y la piel los principales órganos afectados por ella. Mucho más teniendo en cuenta que en buena parte de América el coronavirus está golpeando fuerte, lo que puede suponer un elemento pernicioso extra para aquellas personas con complicaciones pulmonares.

Y según explica el NOAA, estas olas de polvo sahariano son capaces de desplazar cada año más de 100 millones de toneladas de polvo, consiguiendo llegar hasta la cuenca del río Amazonas. La nube puede llegar a tener un espesor de hasta 5 kilómetros, lo que genera una sensación similar a la boina de contaminación que se puede ver en otras ciudades. La especial densidad de la actual ola hace que los expertos recomienden precaución con ella: no en vano, podría llegar de manera excepcional hasta la región meridional de Estados Unidos.

More from Noticias Curiosas

Listen Live